Archivo de la categoría: Ciencia

DESCUBREN ORUGA “COMEPLÁSTICO” QUE PUEDE AYUDAR AL MEDIO AMBIENTE

loading

MADRID>> Científicos han descubierto que una oruga criada comercialmente para cebo de pesca, tiene la capacidad de biodegradar el polietileno, uno de los plásticos más duros y más utilizados que se encuentra con frecuencia obstruyendo los vertederos en forma de bolsas de plástico.

El gusano de cera, la larva del insecto común “Galleria mellonella” o polilla mayor de la cera, es un flagelo de colmenas en toda Europa.

En la naturaleza, los gusanos viven como parásitos en las colonias de abejas. Las polillas ponen sus huevos dentro de colmenas y gusanos crecen en la cera de abeja.

El descubrimiento se produjo de manera casual cuando un miembro del equipo científico, Federica Bertocchini, una apicultora aficionada del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria, estaba removiendo las plagas parasitarias de los paneles en sus colmenas.

Los gusanos se mantuvieron temporalmente en una bolsa de plástico que en poco tiempo quedó agujereada.

En colaboración con Paolo Bombelli y Christopher Howe, de la Universidad de Departamento de Bioquímica de Cambridge, llevaron a cabo un experimento cronometrado.

Un centenar de gusanos de cera fueron expuestos en una bolsa de plástico de un supermercado del Reino Unido.

Los agujeros comenzaron a aparecer después de 40 minutos, y tras 12 horas se produjo una reducción de la masa de plástico de 92 mg de la bolsa.

Según los científicos, la tasa de degradación es muy rápida en comparación con otros descubrimientos recientes, como las bacterias reportadas el año pasado que biodegradaban algunos plásticos a una velocidad de tan sólo 0,13 mg por día.(AGENCIAS NOTICIOSAS)

>>>>>

Anuncios

COHETE RECICLADO DESPEGA CON EXITO POR PRIMERA VEZ HACIA EL ESPACIO

loading

CENTRO ESPACIAL KENNEDY>> Un cohete Falcon 9 de la compañía aeroespacial privada SpaceX, marcó un hito en la historia de la industria espacial, al lograr despegar un cohete ya utilizado.

Tiene la misión de lanzar en el espacio el satélite de comunicaciones comerciales SES-10, que añadirá capacidad de comunicaciones al Caribe y América del Sur.

La operación se realizó desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, ubicado en Florida.

“Es un día increíble para el espacio y la industria espacial”, declaro Elon Musk de Space X.

Musk, también dueño de las compañías Tesla y Paypal, calificó la misión de un “hito increíble en la historia del espacio”. Según explicó en una intervención por internet, sus ingenieros emplearon 15 años en garantizar la reutilización de cohetes, lo que reducirá costos enormemente en las misiones espaciales.

De acuerdo con SpaceX, lanzar un cohete semejante cuesta al menos 62 millones de dólares, de manera que su reutilización reducirá su precio notablemente.

“Podemos hacer que la primera etapa de un cohete, que es la parte más cara, vuele y vuelva a volar, y eso acabará conduciendo a una enorme revolución del vuelo espacial”, añadió el ingeniero.

La parte delantera, de 41 metros de altura, se separó del resto del cohete 2 minutos y 41 segundos después del despegue, y volvió a posarse sobre una plataforma flotante en el océano Atlántico 8 minutos y 32 segundos después del lanzamiento.

Esta primera parte ya había sido utilizada, al lanzar en abril de 2016 la cápsula Dragón hacia la Estación Espacial Internacional (ISS), en una misión de abastecimiento en asociación con la NASA, y había logrado aterrizar en su regreso a la Tierra.

Ahora que SpaceX ha pasado esta prueba de fuego reciclando cohetes, puede continuar con su iniciativa de llevar a un millón de personas a Marte.

Ese fue el inicio que llevó a la hazaña del 30 de marzo, que permitió que el cohete fuera reutilizado y puesto a salvo nuevamente.

Reutilizar cohetes ha sido un objetivo fijo de SpaceX en sus 15 años de existencia, porque así podrá cumplir con su apretado calendario de misiones que le llevará a poner más naves en el espacio durante este mismo año.

>>>>>

ENCUENTRAN LOS FÓSILES MÁS ANTIGUOS DE LA TIERRA

loading

LONDRES>> Desde hace tiempo se considera a las fuentes hidrotermales bajo los océanos, uno de los primeros entornos que albergaron vida en la Tierra por su contenido rico en hierro.

Es en esos lugares donde los científicos se han enfocado, para encontrar las primeras formas de vida bacteriana en la Tierra.

“Tiene sentido que los primeros organismos se preserven en las fuentes hidrotermales. Estos entornos proporcionan la energía y los gradientes químicos necesarios para iniciar los primeros procesos metabólicos”, señala a Sinc Matthew S. Dodd, primer autor del estudio que publica Nature e investigador en el University College London (Reino Unido) y el London Centre for Nanotechnology.

El equipo internacional de científicos analizó fragmentos de jaspe, una roca sedimentaria, hallados en la franja de Nuvvuagituuq en Quebec (Canadá), y que posiblemente pertenecieron a antiguas fuentes hidrotermales.

Estudios anteriores los habían datado en entre 3.770 y 4.290 millones de años.

Gracias a una combinación de microscopía óptica y espectroscopia Raman (para estudiar modos de baja frecuencia), los investigadores identificaron y localizaron microfósiles y la mineralogía asociada a ellos.

Como la microscopía Raman usa un láser para medir vibraciones en las uniones entre diferentes átomos, el equipo pudo descifrar qué minerales estaban presentes en las rocas.

“También se utilizaron otros instrumentos como la microscopía electrónica de dispersión de energía para analizar composiciones químicas de minerales asociados con la materia orgánica y los microfósiles”, añade Dodd.

Además los espectrómetros de masas con plasma acoplado inductivamente permitieron medir la abundancia de elementos traza en los jaspe para comprobar el origen hidrotérmico de estas rocas.

Los resultados confirman que la vida temprana prosperó en los ambientes hidrotermales poco después de la formación de la Tierra.

Microfósiles en forma de tubos de hierro con o sin filamentos internos de hierro, filamentos torcidos de hierro, gránulos de óxido de hierro, rosetas de carbonato cortadas y rodeadas por masas de apatita, entre otros, son algunos de los elementos hallados en las rocas.

loading

“La materia orgánica como el grafito se produce en las rosetas carbonatadas y con la apatita”, indica el investigador.

Hasta ahora, los microfósiles más antiguos databan de hace unos 3.640 millones de años y se hallaron al oeste de Australia, pero algunos científicos consideraban que no había elementos biológicos en las rocas.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron de manera sistemática la forma en la que los tubos y filamentos, hechos de hematita (una forma de óxido de hierro u óxido), podrían haberse creado con métodos no biológicos como la temperatura y los cambios de presión en la roca durante la deposición de sedimentos.

Pero todas de las posibilidades fueron poco probables.

Las estructuras de hematites tienen la misma ramificación característica de las bacterias del hierro que se encuentran cerca de fuentes hidrotermales actuales y obtienen la energía que necesitan para vivir y multiplicarse por oxidación del hierro disuelto.

Estas estructuras se encontraron junto con grafito y minerales como la apatita y el carbonato, hallados en huesos y dientes y frecuentemente asociados con fósiles.

>>>>>

FOTO DE LA TIERRA TOMADA DESDE MARTE

loading

>> La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), reveló una foto desde el planeta Marte, donde se evidencia la distancia real entre la Tierra y la Luna.

Las imágenes fueron captadas en noviembre de 2016 por uno de los telescopios más potentes que tiene la agencia espacial estadounidense.

El objeto científico de alta resolución estaba ubicado en la sonda Mars Reconnaissance Orbiter.

Se resaltan los colores y brillos de los cuerpos espaciales, aunque la Luna no aparece tan oscura como en realidad es según los expertos que quedaron sorprendidos por la composición audiovisual que relaciona el tamaño y la posición.

HiRise, telescopio que tomó la imagen, está en marte desde 2006 para observar el comportamiento del planeta rojo.

Diego Urbina, ingeniero espacial colombiano de la Agencia Internacional Europea, dio su opinión de la imagen a KienyKe.com.

“La foto la tomaron para calibrar el instrumento, pues la Luna tiene características de reflectividad que son bien conocidas.

Aunque la foto no tenía como principal motivación mostrar la Tierra, para muchos al final terminó teniendo ese efecto inspirador, y que nos llena de humildad, de ver la tierra como un punto pequeño en el que debemos convivir todos”, señaló Urbina.

Diego tiene muchas metas y por eso trabaja día a día: “Mi objetivo es llevar a los humanos a Marte mientras esté vivo y, de esta forma, expandirnos en el Sistema Solar”. Sin embargo, es consciente que este proceso puede durar más de 30 años y que, en primer lugar, el hombre debe regresar a la luna.

“Estamos trabajando para llegar a la luna nuevamente; nuestra idea es tener una base allá para usar las ventajas que ofrece el suelo, con el agua y oxígeno”, afirmó el ingeniero.

Trabajar muy de cerca con el planeta Marte hace que muchos le pregunten por la posible existencia de extraterrestres, él contesta que hay que investigar más.

“Tenemos que comprobarlo, pero personalmente, yo creo que hay vida porque el Universo es demasiado grande. Además, ejemplos como Marte dan señales de lo que puede pasarle a la tierra en caso de acabar habitabilidad y terminar siendo un cuerpo seco”.

>>>>>

BIÓLOGO JAPONÉS DE 71 AÑOS GANA EL PREMIO NOBEL DE MEDICINA 2016

loading

ESTOCOLMO>> El biólogo celular, Yoshinori Ohsumi, nacido en 1945 en Fukuoka (Japón), ha sido galardonado con el Premio Nobel de Medicina de 2016, por el descubrimiento de los mecanismos de la autofagia, según informó la Asamblea Nobel en el Instituto Karolinska de Suecia.

Ohsumi descubrió y esclareció los mecanismos subyacentes de la autofagia, un proceso fundamental de degradación y reciclaje de componentes celulares.

La palabra autofagia tiene su origen en el idioma griego y quiere decir “comerse a uno mismo”, un concepto que surgió en los años sesenta cuando unos investigadores observaron que una célula podía destruir sus propios contenidos al encerrarlos en unas membranas y transportarlos en unas vesículas en forma de saco al compartimento de reciclaje, denominado lisosoma, para su degradación.

En los años noventa, a lo largo de una serie de experimentos brillantes, Ohsumi utilizó la levadura del pan para identificar los genes esenciales de la autofagia.

Entonces dilucidó los mecanismos subyacentes de la autofagia en la levadura y demostró que el sofisticado proceso también ocurría en nuestras células.

Sus descubrimientos han permitido conocer la forma en que la célula recicla su contenido.

“La autofagia interrumpida ha sido relacionada con la enfermedad de Parkinson, diabetes del tipo 2 y otros trastornos que aparecen en las personas mayores.

Las mutaciones en los genes de la autofagia pueden causar trastornos genéticos.

Las perturbaciones en la maquinaria autofágica también han sido relacionadas con el cáncer.

Actualmente se está llevando a cabo una investigación profunda para desarrollar fármacos que se dirigen a la autofagia en varias enfermedades”, señaló la Asamblea Nobel en un comunicado.

>>>>>